Consejos para el uso de las bolas chinas, huevos y balas

El uso de las bolas chinas, huevos y vibradores debe estar estudiado y controlado, para poder evitar molestias o incomodidades, y para poder evaluar e identificar el modo de uso que más placer y beneficios para la salud nos proporciona.

El tamaño sí que importa


No todos los juguetes son iguales y proporcionan los mismos resultados. No es sólo por su diseño y su forma, sino que el tamaño y el peso de un juguete es lo que más influye en ello. Según el tamaño y el peso, el uso y los resultados varían.

Juega con tus zonas erógenas


No es recomendable ir directamente a nuestras zonas erógenas o a aquellos lugares que sabemos que nos proporcionan placer, ni tampoco lo es introducir el juguete directamente. Previamente hemos de lubricar la zona y excitarla para evitar molestias o incluso dolor. Si tu juguete tiene vibración, juega primero con las bolas, huevo o bala colocándolo en otras zonas sensibles de tu cuerpo, tu vientre, pechos, pezones, siéntelo y familiarízate con él. Antes de introducir el juguete, juega a masajear tus ingles, tus labios mayores, tus pezones, la zona del clítoris, o la zona del perineo y alrededores al orificio anal.

Experimenta primero en solitario


Recomendamos también que si no has usado previamente este juguete, antes del uso en pareja, experimentes a solas con él, que lo conozcas, que veas como se adapta mejor a ti, que identifiques en qué posturas te proporciona más placer y que te acostumbres a él. También debes identificar si te es más agradable simplemente tenerlo introducido en tu interior o si te sientes más excitada con sus vibraciones (si las tiene), y en este caso, qué modos de vibración te producen placer, y si alguno de los modos de vibración te resulta molesto, para poder decirle a tu pareja que no use ese modo en concreto. Además, con el uso continuado, los modos de vibración que inicialmente te pueden haber resultado incómodos, más adelante dejarán de serlo y también te llevarán a la excitación.

Usa lubricante a base de agua


Cuando estás preparada para introducir el juguete en tu vagina, aunque tu cuerpo haya lubricado, es recomendable usar lubricante, y Yowic te recomienda que sea lubricante a base de agua. Si la lubricación propia no es suficiente, puedes notar molestas, incomodidad o dolor al usar un juguete. Si vas a introducir el juguete en el orificio anal el uso del lubricante todavía es más importante.

Colócalo correctamente


Estos juguetes deberán colocarse de manera que el extremo inferior de la bola base quede al menos 2 cm dentro de tu vagina, aunque si tienes problemas vaginales como vaginismo o dispareunia y estás utilizando una bola doble, puedes dejar la bola inferior fuera.

Dile a tu pareja lo que te gusta y lo que no


Si es tu pareja quien va a introducir el juguete, pídele que realice estas recomendaciones previas, y dile en todo momento si lo está haciendo correctamente, si te produce alguna molestia o está siendo brusco. Si decides dar el control del mando a distancia de tu vibrador a tu pareja, es importante que le digas si hay algún modo de vibración que te resulta incómodo para que no lo use. No le des el control a tu pareja hasta que no te sientas cómoda en solitario con este juguete.

Cuida tu higiene y la de tu juguete


Si el juguete que vas a usar no es tuyo, úsalo con un preservativo para asegurarte de que no va a haber ningún problema posterior. Tanto si usas el juguete de otra persona como si el juguete es tuyo y decides usar un preservativo como método de cuidado e higiene, debes usar un lubricante a base de agua para evitar daños en el material.

Para una correcta higiene personal y para la conservación adecuada del juguete es muy importante la limpieza del mismo una vez finalizado su uso. La mejor manera de limpiarlo es con agua tibia y jabón neutro, o con un limpiador de sex toys. 

Cuidado con los juguetes de estimulación externa


Algunos juguetes de este tipo están diseñados para una estimulación externa. No introduzcas el juguete en tu vagina ni en tu ano si no dispone de un agarre para su extracción diseñado específicamente para tal fin. En caso contrario puede conllevar a situaciones muy desagradables.

No uses juguetes si tienes lesiones en tu zona íntima


Si tienes alguna lesión o molestia en tus zonas íntimas, es recomendable no usar el juguete hasta que no estés recuperada. De igual modo, si tuvieras alguna herida, molestia o incomodidad debido al uso del juguete es recomendable acudir a tu ginecólogo u urólogo y no utilizarlo más hasta que tu médico te haya visitado.

Lee las instrucciones


Para usar este juguete dentro del agua, asegúrate de que es sumergible y resistente al agua. Lee y sigue las instrucciones de uso del interior de la caja del juguete para su correcta utilización y mantenimiento, donde te indicarán cómo cuidarlo, cómo limpiarlo, con qué lubricante utilizarlo y si es sumergible.

Para cualquier duda que tengas, Yowic tiene un consultorio profesional de expertos médicos y sexólogos que te indicarán lo que necesitas, pero recuerda, que ningún proveedor o vendedor de juguetes eróticos sabe más que tu ginecólogo o urólogo. Si tienes algún problema en tus zonas íntimas y quieres comprar un producto para ayudarte a combatirlo o para proporcionarte placer, tu médico es el más indicado para recomendarte cuál es el que más te conviene y cómo debes usarlo, ya que cada persona es diferente y nuestro historial médico es el que determina lo que más nos beneficia o perjudica.


Autor: Equipo YOWIC